• Home
  • Infoteca
  • Sismos mueven el debate del financiamiento a partidos

Sismos mueven el debate del financiamiento a partidos

A raíz de los sismos del pasado mes de septiembre en la opinión pública se reactivó el debate acerca del modelo de financiamiento a los partidos políticos en el país. Ante la necesidad de llevar a cabo los trabajos de reconstrucción en las zonas afectadas, lo cual costará 48 mil millones de pesos según datos de gobierno,[1] se considera que una forma de obtener el dinero es reduciendo el monto destinado a los partidos políticos, campañas electorales y a la mismo Instituto Nacional Electoral (INE).

En este contexto, Delphos-NU llevó a cabo una encuesta en vivienda en el mes de octubre con el objetivo de conocer la opinión de los capitalinos al respecto y, al mismo tiempo, aportar algunos elementos a este debate.

La búsqueda por acotar el nivel de financiamiento público que reciben los partidos no es nueva. Sin embargo, después del temblor del 7 de septiembre algunos personajes políticos, como Armando Ríos Piter y López Obrador,[2] propusieron que parte de los recursos asignados a la campaña electoral del siguiente año se utilizara para ayudar a los damnificados de Oaxaca y Chiapas, principalmente. Estas propuestas no fueron lo suficientemente discutidas ya que una semana después vino el siguiente temblor.

A raíz del sismo del 19 de septiembre, en redes sociales y por medio de la plataforma change.org [3] se demandó a los partidos políticos dar a los afectados los casi 7 mil millones de pesos que recibirán en 2018.[4] En el mismo sentido, se agregaron exigencias para que el INE también renunciara al financiamiento público que percibirá.

De acuerdo con datos de la última encuesta en vivienda de Delphos-NU la propuesta de destinar los recursos de los partidos y del INE, para ayudar a los afectados por los sismos fue conocida por el 74% de encuestados.

La demanda vertida a través de redes sociales ha sido una de las más importantes en la plataforma change.org[5] y no pasó desapercibida para los personajes del espectro político, quienes, en opinión de diversos especialistas, no tardaron en utilizar la petición para tratar de sacar beneficio partidista.[6] De esta manera, días después el Partido Revolucionario Institucional (PRI) renunció al dinero que le resta por recibir este año, 258 millones de pesos,[7] y exigió a los demás partidos hacer lo mismo. En contra parte, los demás partidos respondieron con diversos posicionamientos y acciones. Unos a favor de crear un fideicomiso, como el caso del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA),[8] y otros anunciando que renunciarían al 100% de sus prerrogativas, como Movimiento Ciudadano (MC). El Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), incluso recortaron personal para obtener recursos.[9]

Sin embargo, los planteamientos de los partidos pasaron desapercibidos por los ciudadanos, pues al momento evaluar el origen de las propuestas impera el desconocimiento.  El 28% de los entrevistados no supo identificar de dónde o de quién vino esta exigencia. En segundo lugar, el 26% de los entrevistados considera que fue la sociedad civil quien impulsó la demanda. Le siguen, el 23% de las opiniones que señalan a los medios de comunicación como el origen de dichas peticiones.

 

En este mismo sentido, al preguntar a los ciudadanos qué partido político ha hecho más por ayudar a los damnificados por los sismos, la opinión efectiva del 40% de los capitalinos muestra que ninguno lo ha hecho. Muy atrás, en el segundo lugar, se considera que Morena ha sido quién ha hecho más, con 7% de opinión efectiva.

Malestar con los partidos y gasto electoral

Los partidos políticos en México son entidades de interés público, así lo establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPUM) en su artículo 41. El objetivo de esto es que por medio de ellos los ciudadanos puedan participar en la vida democrática del país y acceder a los puestos de representación popular. En este sentido, cumplirían con la función de ayudar a conformar una representación política de la sociedad en los poderes del Estado.

Para el 2017 se presupuestó a los partidos poco más 4 mil millones de pesos de acuerdo con cifras del INE.[10] Del total, el PRI obtiene un 25.5%; al PAN le corresponde un 19.3%; mientras que al PRD y a MORENA un 11.5% y 9.7% respectivamente.[11] Por su parte, el INE para el 2017 obtuvo recursos equivalentes al 0.3% del Presupuesto de Egresos de la Federación.[12]

 

El estudio preguntó a los ciudadanos si el INE y los partidos deberían o no renunciar al presupuesto público que reciben. La mayoría de los entrevistados, entre el 90% y 93%, opinan que estos organismos sí deberían renunciar a cierta parte de los recursos públicos.

Los puntos de vista están divididos respecto al porcentaje del presupuesto al que debe renunciar cada institución. Sin embargo, una parte considerable de los entrevistados, entre 46% y 51%, están a favor de que tanto el INE como los partidos renuncien al 100% del financiamiento público, respectivamente.

Pese a que existe un descontento con el modelo de financiamiento del sistema electoral y de partidos mexicano, los partidos no han podido capitalizar las demandas que la ciudadanía plantea después de los sismos de septiembre. Ejemplo de ello es que más de la mitad de los entrevistados considera que ningún partido ha hecho mucho para ayudar a los afectados por el sismo, incluso cuando estos tomaron como bandera el tema del financiamiento público a los partidos.

Es necesario seguir indagando si los ciudadanos rechazan en sí el financiamiento público o, por el contrario, es la cantidad de dinero que se destina al sistema electoral lo que les causa malestar. De igual forma, es importante investigar si los ciudadanos conocen la lógica del financiamiento que los partidos reciben. En México al ser éstos de interés público se busca que el acercamiento sea principalmente con la ciudadanía y no con grupos de interés económicos.

El caso de la constructora brasileña Odebrecht[13] representa un ejemplo de la penetración del dinero privado en la política a cambio de la obtención de beneficios. México no se encuentra ajeno a este escándalo de corrupción.[14] Situaciones como esta y las generadas por los sismos muestran la necesidad de incluir en el debate a la ciudadanía.


contacto@delphos.nu / Omar Diaz V. @odiaz

[1] http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/reconstruccion-por-sismos-costara-48-mil-millones-de-pesos [2] http://www.animalpolitico.com/2017/09/partidos-sismo-chiapas-oaxaca/ [3] https://www.change.org/p/inemexico-donar-los-casi-7-000-millones-de-los-partidos-pol%C3%ADticos-a-v%C3%ADctimas-del-sismo-7-sep-y-19-sep [4] http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/partidos-gastaran-6-mil-788-millones-en-2018 [5] http://www.milenio.com/tendencias/peticion-ine_recursos_publicos-change_org-partidos_politicos-terremoto-mexico-milenio_0_1034896620.html [6] http://wradio.com.mx/programa/2017/09/26/asi_las_cosas/1506435407_858009.html [7] http://www.animalpolitico.com/2017/09/partidos-politicos-autoria-dinero-publico/ [8] http://www.milenio.com/politica/sismo_19_de_septiembre_de_2017-morena-amlo-fideicomiso-partidos-milenio-noticias_0_1036696718.html [9] http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/despidos-y-ahorro-en-partidos-para-ayuda-por-sismo [10] http://portalanterior.ine.mx/archivos3/portal/historico/recursos/IFE-v2/DEPPP/PartidosPoliticosyFinanciamiento/DEPPP-financiamiento/financiamientopublicopartidosnacionales/financiamiento-publico-97-17.pdf [11] Se considera únicamente las prerrogativas a nivel federal. Los partidos también reciben financiamiento público local, el cual se eroga a partir de los presupuestos estatales. [12] http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/bitstream/handle/123456789/3690/reporte_48_2709.pdf?sequence=5&isAllowed=y [13] http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38905411 [14] https://www.nytimes.com/es/2017/08/15/odebrecht-mexico-emilio-lozoya-pemex-corrupcion/