• Home
  • Infoteca
  • Ejército y Marina mantienen la confianza de los capitalinos

Ejército y Marina mantienen la confianza de los capitalinos

Para el cumplimiento de sus labores, las fuerzas militares en México cuentan con poco menos de 300 mil elementos en activo,[1] además de recibir un gasto equivalente cercano al 1% del PIB nacional, 0.7%, de acuerdo con cifras del Banco Mundial a 2015.[2]

Para este año, el gobierno federal etiquetó un presupuesto de 95,744.90 millones de pesos equivalente al 2.7% del total de gasto público en 2017.[3] En este sentido, el gasto militar se ha mantenido en una proporción constante dentro de los gastos de gobierno; entre el 1.7% y el 3% del gasto nacional.

 

El Ejército mexicano, así como la Armada de México, tienen como principales funciones el resguardo de la soberanía de la nación frente a otras naciones, el garantizar la seguridad interior y auxiliar a la población en casos de emergencia; además de tareas relacionadas con obras sociales.[4]

En términos generales, las instituciones castrenses han mantenido una buena opinión entre la población del país.[5] Tanto la Marina y el Ejército tienen los mayores niveles de confianza. Como se ha hecho mención, su papel no solo se circunscribe a temas de seguridad nacional, sino que también desempeñan tareas en el rubro de protección civil y, en los últimos años, incluso de seguridad pública en varios puntos del país.

En el primer caso, la encuesta de Delphos-NU muestra que en opinión de la población de la CDMX el Ejército está mejor capacitado para auxiliar a la población en caso de algún desastre natural, 71%. El plan de respuesta ante una eventualidad de este tipo es el Plan DN-III-E. El pasado mes de septiembre, durante los sismos que afectaron los estados del centro y sur del país, este plan se desplegó para brindar auxilio a la población afectada.

En segundo lugar, en cuanto a preparación, se considera que el Ejército está capacitado (suma de “muy” o “algo” capacitado) para realizar tareas de seguridad pública, 52%. Desde 2006 a la fecha, las fuerzas armadas han sido utilizadas para apoyar y en ocasiones sustituir a los cuerpos de seguridad civil, aun cuando no cuentan con un marco jurídico que apoye sus labores en este tema.[6]

Paradójicamente, la principal razón por la cual el Ejército se encuentra cumpliendo labores de seguridad estriba en la necesidad de combatir el narcotráfico.[7] En esta dimensión, 39% de la opinión pública en la capital del país considera que el Ejército está capacitado en alguna medida para combatir este problema.

El no contar con un marco jurídico que respalde los trabajos del Ejército en labores de seguridad pública ha detonado controversias debido a su actuación en estas tareas. Entre las principales están las acusaciones por violaciones a los derechos humanos.[8] Al respecto, el 68% de las opiniones consideran que el Ejército está poco o nada capacitado para defender los derechos humanos.

A finales del 2006, el entonces presidente Felipe Calderón dio inicio a la llamada “Guerra contra el narcotráfico”. Desde entonces las fuerzas armadas han dejado los cuarteles para coadyuvar en el combate al mismo. Como parte de este combate al crimen organizado, los patrullajes del Ejército en varios lugares de la zona del valle de México han sido frecuentes.[9]

Con el objeto de conocer el impacto que ha tenido la presencia del Ejército en las calles entre los habitantes de la ciudad, Delphos-NU preguntó sobre la sensación que le causaría a los capitalinos ver la presencia de militares en algunos espacios públicos de la ciudad. En cualquiera de los cuatro escenarios planteados la sensación que sobresale es distinta a la de seguridad. Entre el 55 y 57% de los entrevistados menciona sentir preocupación, miedo e incertidumbre al ver al Ejército en el lugar donde vive, en escuelas, calles, parques u otros espacios públicos.

La Marina y el Ejército, son instituciones cuyo desempeño es de los mejor evaluados en la CDMX durante la situación de emergencia del pasado sismo del 19 de septiembre.[10] Sin embargo, y como muestran los datos de la encuesta, los niveles de confianza en la CDMX de ambas instituciones, independientemente de la situación pasada, son mayores (66% y 62% cada una), le siguen la Iglesia con 40%, y la Policía Federal con 33%.

El papel de las instituciones militares en el país se ha visto trastocado por la situación de seguridad pública que actualmente se vive a lo largo de la República Mexicana. Estos cambios de alguna manera también han impactado la percepción que los ciudadanos tienen sobre ellas y sus labores.

En el caso del Ejército mexicano este es mejor evaluado por su papel en labores de corte social, en este sentido su papel en auxilio a la población ha definido la opinión que la sociedad tiene hacia esta institución. El viraje que se ha dado en las labores de seguridad pública, ha desgastado al Ejército. Este deterioro podría ir creciendo en la medida que su permanencia en las calles se prolongue y no exista un marco jurídico que dé certeza a este tipo de labores.[11]


contacto@delphos.nu

[1] https://www.globalfirepower.com/country-military-strength-detail.asp?country_id=mexico

[2] https://datos.bancomundial.org/indicator/MS.MIL.XPND.GD.ZS?end=2015&locations=MX&start=1990&view=chart&year_high_desc=false

[3] SHCP, Presupuesto de Egresos Federal 2017.

[4]Ley orgánica del Ejército y fuerza aéreas mexicanos, art.1º y 2º; y Ley orgánica de la Armada de México, art. 1º y 2º.

[5] Los mexicanos vistos por sí mismos, “Percepción del Desempeño de las Instituciones de Seguridad y Justicia. Encuesta nacional.”, UNAM, IIJ http://www.losmexicanos.unam.mx/seguridadpublica/index.html

[6] https://www.reporteindigo.com/reporte/seguridad-ejercito-juridico/

[7] http://www.animalpolitico.com/diez-de-guerra/presentacion.html

[8] https://elpais.com/internacional/2017/04/26/mexico/1493167782_990627.html

[9] http://www.alcaldesdemexico.com/notas-principales/ejercito-marina-y-gendarmeria-vigilaran-25-municipios-del-estado-de-mexico/

[10] http://delphos.nu/un-mes-despues-del-sismo/

[11] http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/seguira-el-desgaste-del-ejercito.html